4/9/13

Un mapache, una familia de mofetas y una zarigüeya en mi cocina

Cuando te cambias de pais, te cambias también de fauna y de flora, aunque no se te ocurra pensar en eso mientras te mudas, ni nadie te avise.
Un día entra mi hija por la puerta de la cocina diciendo "mama hay un mapache en la puerta", respuesta de una madre incrédula  "será un gato grande", resultó ser un mapache, el primero que vimos.
El mapache venía cada tarde a la puerta de la cocina, se ponía a dos patas, llamaba con sus patitas, ponía cara de bueno pidiendo comida, hasta que un día dejó de hacerlo. Se que aún nos visita porque va dejando sus huellas. Una vez dejé el cojín de la hamaca puesto y apareció la mañana siguiente con cientos de huellas, creemos que los mapaches celebraron una fiesta sobre mi hamaca en plan el "Yo quiero marcha marcha" de los lémures de la peli Madagascar.
 Desde primavera, cada tarde a partir de las siete pasan por delante de la puerta del estudio unas mofetas, las espiamos desde la ventana, es una animal que nos da un poco de respeto ;)
 Y nuestro último descubrimiento, una zarigüeya, nunca, nunca, había visto una, bueno si, en la peli La edad de hielo.
Lunes, siete de la mañana, entra mi hija gritando por la puerta de la cocina "hay una rata enorrrme", madre que sería capaz de comerse un león por proteger a sus hijos, se pone unas botas (para evitar mordiscos de rata) coge una escoba, cierra todas las puertas y se va a buscar la rata, sólo salir se encuentra el bicho tieso (lengua fuera, ojos vidriosos, sin respiración) delante de la puerta, nuestra perra Gianna se había encargado de contrarrestar el ataque, cambio de táctica y decido ponerme unos guantes de jardín para recoger el animal "muerto". Vuelvo a salir, con pijama, botas camperas y guantes de jardín y no veo al bicho, el pobre andaba a la fuga cojeando buscando un agujero para fugarse de una familia tan agresiva.
El vecino oyendo los gritos se asoma y me dice "si no hace nada es una cría de opossum", primera noticia.
Buscando por internet descubro que es una zarigüeya, marsupial como los canguros y con una cola que da un poco de repelús, es muy pacífico y cuando lo atacan se hace el muerto para poder huir, la próxima vez igual le hacemos hasta un cariño.
Con tanta tensión una no anda pensando en usar la cámara, todas las fotos son de esta web

7 comentarios:

  1. A Sr.AA le ha dado últimamente por decir que le encantan los mapaches. Aunque por aquí por lo visto están proliferando y no son nada buenos para el ecosistema...claro, es que son americanos. Vi un par cuando estuve en Toronto (salieron una tarde de debajo del suelo de tarima de un patio, jaja)
    Lo de la zarigüella no me he podido reír más, no me acordaba de la peli!

    ResponderEliminar
  2. Qué gracia!!! A mí es que los animales me dan un poquito de miedo (excepto los perros, que me encantan), pero me encantaría poder verlos desde mi ventana. Qué suerte tenéis de tenerlos tan cerca!!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. La zarigüeya y el mapache me encantan, lo de las mofetas ya es otra cosa.

    ResponderEliminar
  4. qué gracia¡ cada día una aventura. Me he reído mucho con tus historias.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. A mi todos me gustan desde una ventana ;)

    ResponderEliminar
  6. Com en una pel.lícula!
    Com m'agradaria!

    ResponderEliminar
  7. Qué aventuras...me ha hecho gracia la zarigüeya haciéndose la muerta. Yo tampoco he visto ninguna, sólo las de Ice age. Peli que me encanta, por cierto ;)
    Ya entendemos que en esos momentos no estés ¡¡¡para fotos!!!!
    Besos

    ResponderEliminar