19/7/13

La Jarra de la Felicidad - Happiness Jar

Música para esta entrada:


"You've Got A Way"
("Tienes un don especial conmigo
De alguna manera me hiciste creer
En todo lo que yo podría ser
Tengo que decir que en realidad tienes un don

Tienes una forma de ser que parece
Que me diste fe para encontrar mis sueños
Nunca sabrás lo que eso significa
No puedes ver… tienes un don especial conmigo")


Tal vez esta sea la entrada más personal que he escrito hasta ahora y aunque os parezca raro no va a empezar con un "cuando yo era pequeña", no, esta entrada va del presente,del ahora y de por qué decidí hacer mi Jarra de la Felicidad.


Alguna vez me he referido a la Princesa, ahora os la presentaré.La Princesa es mi madre, tiene alzheimer muy avanzado y ya no la puedo llamar "mama", así que a veces la llamo por su nombre, Laura, otras le digo cariñosamente Princesa.
Cuando vino a vivir a casa empezamos un álbum de fotos (ahí fue cuando empecé con el scrapbooking), donde íbamos poniendo nuestros paseos, los Reyes Magos, los frutos de nuestro mini huerto, su cara de ilusión al contemplar los pájaros camino del campanario, etc.
La verdad es que he disfrutado de muy buenos momentos con ella, pero ahora la cosa ha cambiado, ya no hay muchos buenos momentos y a veces para verlos los tengo que buscar con lupa.
Así que cuando leí la idea de Elisabeth Gilbert ( la escritora de " Comer, rezar, amar ") y de su Happiness Jar pensé que me iría bien hacer una.
En ella al final del día atesoro los buenos momentos que hemos vivido (si ha reconocido el nombre de una flor y me ha dicho que le gusta mucho, si me ha dicho "eres lo más hermoso del mundo", cualquier palabra que diga es un tesoro, porque ya casi nunca habla). Si el día ha sido terrible y pienso que no ha habido ningún buen momento, al recordarlo me doy cuenta de que sí, alguno hubo (el cariño de Lila, que siempre está ahí, las risas que me echo cuando juego con el payasete de Lucky o cuando Rufus me mira fíjamente y me permite acariciarle).Pequeñas tonterías que ayudan a seguir adelante cuando las cosas se ponen feas.
Lo que ahora vais a ver es un momento de los que hay que guardar como un gran tesoro, para rescatarlo y redordarlo cuando me haga falta.La escena me la perdí, porque yo estaba en la cocina preparando el "picnic", pero Laura, que vino de visita, lo fotografió todo.Cuando me pasó las fotos me emocioné.
Supongo que la cosa fue así:
Laura peque: "¡Qué liado está esto!"
Laura abuela, pensando, "tranquila que yo te ayudo".Y así un ratito hasta que desenredaron la guirnalda.
Laura hija emocionada haciendo las fotos.


Y como sé que no soy la única que a veces tiene que buscar esos buenos momentos con lupa, hoy me despido con unas palabras de la Princesa:
Adelante, siempre adelante

(Si decidís hacer vuestra propia Jarra de la Felicidad le podéis mandar una foto a Elisabeth Gilbert, ella va publicando las que recibe en su web de Facebook:
https://www.facebook.com/GilbertLiz)





5 comentarios:

  1. Preciosa y emotiva entrada.

    Me gusta la idea de la jarra de la felicidad, quizá algún día la lleve a cabo.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me emocioné en ese momento y lo guardaré en el corazón, preciosa tu jarra de la felicidad espero verla muy muy llena.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonita entrada! Te deseo muchos moentos de felicidad con tu Princesa y que tengáis que hacer muchas nuevas Jarras porque las llenéis todas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por vuestros comentarios!poco a poco la jarra se va llenando...

    ResponderEliminar
  5. És prciós i penso que cal aplicar-ho a moltes coses de la nostravida. De vegades només ens fixem en els mals moments i n'hi ha tants de bons.
    No sé si faré la gerra, no sé si tindria la constància d'omplir-a ho he de confessar, però sí que em dónes l'empenta per a aplicar aquesta filsofia. Gràcies.
    Petons per a la princesa.

    ResponderEliminar